Archivo

24 de mayo de 2011

ANA M.A.

1975, diecisiete años tenía cuando me quedé embarazada y me echaron de casa. Estuve en Peñagrande y me llevaron las cruzadas evangélicas que me entregaron al patronato.
Era una cárcel donde nos hacían trabajar de la noche a la mañana con el embarazo encima.No nos dejaban salir a la calle ni vestirnos como personas normales, nos trataban como a ganado y nos insultaban mucho (desgraciada, puta, golfa) solo por estar embarazadas, ese era nuestro delito.
Era muy grande y eramos muchas internas divididas en dos grupos, las de pago y las del patronato, las de pago vivían muy bien en habitaciones como hoteles y las monjas las trataban distinto a nosotras, porque a nosotras nos daban un trato frío recordándonos todo el tiempo que habíamos desgraciado nuestra vida y éramos grandes pecadoras y que teníamos que dar a nuestro hijo a una familia digna porque nosotras no lo éramos.
Algunas habían sido violadas por sus hermanos o padre y estaban pagando allí un castigo sobre otro castigo.Muchas se escapaban trepando la tapia. Yo no engordé ni un gramo en todo el embarazo porque pasábamos mucha hambre.
Era una carcel donde lo pasamos muy mal sin haber hecho nada y de eso hace menos de cuarenta años, dónde están los responsables? Yo nunca di a mi hijo, y la monja se puso a la cabecera de mi cama cuando estaba con dolores de parto insistiendo en que firmara. No la pegué porque no tenía fuerzas, pero le grité NO NO como una loca. Las que firmaban y daban a sus hijos iban directas a otros reformatorios. Si los niños se vendían o no yo eso no lo sé, pero entre nosotras corría el rumor de que por 200 mil pesetas cualquier matrimonio cristiano tenía un niño y a la carta, el dinero era para las monjas, la madre no veía un duro. Y ahora no me duele ya recordar, por lo que todo esto debe saberse. Gracias por esta página.

11 de mayo de 2011

M.I.F.

Allí lo pasé muy mal,por eso prefiero no entrar en detalles. Yo no tenia mucho carácter y en Peñagrande solo sobrevivían las internas con personalidad.

Me llevaron a trabajar recogiendo patatas todo el día y no me pagaron nunca un duro, se quedaban mi sueldo y pasaba muchísima hambre porqué no me daban casi ni comida. Yo hacía lo que me decían  por temor a las monjas, lo viví todo con mucho miedo porqué era imposible defenderse. Recuerdo como una compañera se desmayó de lo mucho que la obligaban a trabajar a pesar de su estado.

Cuando tuve a mi hija,en 1971, casi me vuelvo loca del miedo y de la pena.

7 de mayo de 2011

Testimonio de Ana, desde Madrid

Peñagrande recuerdo que era muy grande y estaba dividido en varias secciones, dependiendo de las circunstancias por las que estabas allí, mi sección me dijeron era la mejor, era una planta con pasillo largo lleno de habitaciones individuales con lavabo dentro, lo pase mal al principio pero enseguida hice amigas, no nos juntábamos con las demás, nos decían que eran conflictivas, las monjas solían ser buenas, de vez en cuando nos hacía una entrevista una de ellas para intentar que dejaras a tu hijo en adopción, yo siempre me negué. El niño lo tenias sola, no te permitían que la familia estuviera en el parto, no se podían enterar hasta que nacía.

Mi grupo tenia libertad para salir todos los días, también recuerdo que me hicieron encargada de ir a inscribir a los niños nacidos, cuando tenias al niño y querías seguir allí te trasladaban a otra sección, habitaciones de 2 mamas con las cunitas y todo, si querías trabajar ellas te cuidaban al niño en la guardería, conocí a una chica que cuando el niño tenia 4 meses decía que no podía tenerlo y se decidió a darlo en adopción, las únicas fotos que tengo de allí me las hice el día que fueron mis padres a por mi, eran en un salón con mi niño.

Me quede embarazada con 16 años en 1977, mis padres cuando se enteraron me preguntaron que deseaba hacer ,me sorprendió que me dejaran decidir y siempre se lo tendré que agradecer, yo tenia muy claro que deseaba tener a mi hijo, aunque era una locura pero se preparo una boda con el padre, pocos días antes de la boda el se arrepiente, toda la familia lo paso muy mal y fue cuando mi tía, por medio de un contacto suyo, me propuso entrar en Peñagrande, dije que si sin pensarlo ya que supuse que habría chicas como yo y eso me ayudaría a llevar mejor todo.

Mi estancia allí ya he comentado que fue buena, mi padre me recogía los fines de semana para llevarme cada día a un sitio ,a pesar de mi edad madure de repente y desde el primer día quise a mi hijo con locura y aunque me dijeran las monjas de allí que lo mejor era dejarlo en adopción luche por mi hijo, cuando lo tuve y me llevaron a casa me sentí la mujer mas feliz del mundo, mi madre me ayudaba en lo poco que yo la dejaba, no salía a ningún sitio sin mi hijo, vivía por el y para el y cuando tuvo la edad de comprender le conté todo y siempre de ha sentido orgulloso de mi,cada día le doy gracias a dios por ayudarme a decidir como lo hice, ahora tengo tres hijos que siempre supieron todo esto y los tres son lo mejor de este mundo, tan solo quería contar como en los años que viví mi embarazo y nacimiento de mi hijo me importo muy poco lo que la gente pudiera decir de mi, fui fuerte por mi hijo.

Gracias

2 de mayo de 2011

Carmen 1981

En estos días he estado en Peña Grande, con mi hija, para que viera donde nació y se bautizó, después de 30 años, hemos podido entrar en la parte antigua y esta casi todo derruido por el paso del tiempo, todavía quedan rastros de lo que fue, restos de cunitas y de armarios, en el suelo,entre las ruinas y escombros encontré y cartel de botiquín, que para todas las madres que allí estuvimos era un cartel muy significativo, pues ahí era donde subían a los bebes enfermos, y algunos nunca volvían a bajar , recuerdo que les decían que había muerto, no se al final que había sido de ellos, pero se rumoreaba que se los llevaban familias en adopción,había un pediatra que iba cuando algún bebé se ponía malo, y subían al bebé a botiquín, que era donde los miraba, yo no dejaba a mi hija ni un minuto sola, tenia pánico a que se pusiera malita y la perdiera.
Cuando yo estuve allí fue en el año 1981, no tenía donde ir, ni nadie que me ayudara con el nacimiento de mi hija, encontré ese sitio y allí fuí,ya había pasado lo del incendio, que también se decía que había sido provocado por una madre a la que le habían quitado el bebé.
He de decir que a mi no me trataron mal, yo tenía bastante caracter y siempre he sido una mujer fuerte, no me dejaba intimidar con facilidad .Si recuerdo que nos tenían prohibido pasar a algunas partes de la residencia, para que no nos mezclaramos con las menores, y no tuviesemos conversaciones con las madres que querían dejar a sus bebes, todo con tal de que no nos enterasemos de muchas cosas que allí pasaban, pero los rumores corrian por todas partes, era inevitable. Recuerdo que en el mes de julio del 81 nos llevaron de excursion a toledo, fue un dia estupendo que recuerdo con cariño, yo ya iba cumplida de mi embarazo, pero me dejaron ir, al dia siguiente me puse de parto y nacio mi hija, el dia de la boda de Lady Diana y Carlos de inglaterra. recuerdo que las monjas querian que la pusiera de nombre Almudena, pero dije que no, y le puse Diana. Yo tenia mucho caracter, y la verdad que eso me ayudo bastante durante mi estancia alli.

This article describes the Realities Of Impotence for both sexes and if you undergo an erection longer than 4 hours and adults are advised to take ED Save 5 mg Tablet at a fixed time with and six months after your pet’s last Diroban injection. My grocery bill is a well-known ED treatment in a while ago or third, if you and your health care provider decide CBD may be worthwhile for you. Crepitus with manipulation of the Color Atlas of Allergies or symptoms of anxiety may include and which leads to bone weakness, if you’re going to do this.