Archivo

17 de noviembre de 2011

Testimonio de C.L.V

Estuve interna en Peñagrande durante seis meses en 1974. Después de leer vuestros testimonios, me doy cuenta de que mi experiencia aún siendo traumática, no fué de las peores. Parece que había una gran diferencia en el trato dependiendo no sé si de los antecedentes ó de la zona en la que estaba cada una de nosotras. Yo estaba en la zona “de pago”, mis padres ofrecieron a las monjas lo que hiciera falta con tal de ocultar mi embarazo y a la vez no sentirse demasiado culpables sabiendo que iba a estar bien atendida.

Recuerdo que las diferentes zonas se llamaban primera, segunda, tercera…dependiendo no sé de qué. En  mi grupo éramos trece chicas entre los 13 y los 30 años. Es una idea equivocada que el centro fuera sólo para menores porque había chicas mayores de edad. Nos llevábamos bien entre nosotras y tratábamos de ayudarnos en lo que podíamos. Estábamos en lo que había sido antes la enfermería, que entonces estaba en otra planta. No nos permitian juntarnos con las demás para nada, ni siquiera comíamos en el comedor común, lo hacíamos en un pequeño comedor en nuestra misma planta.  Lo que no sabían las monjas es que al no tener agua caliente en nuestra planta, nos íbamos a duchar a escondidas en las duchas de otras plantas. El trato que se nos daba era frío y distante, recordándonos a cada momento nuestro horrible pecado, pero teníamos algunos privilegios como salir a la calle ó recibir visitas de nuestros familiares, lo que hacía nuestra estancia allí algo más soportable. Yo lloré mucho  y sólo soñaba con el día en que saldria de allí con mi hija.
Ahora después de tantos años estoy sabiendo las atrocidades que se cometían con algunas de las internas en todos aquellos centros durante el franquismo. Me alegro de que tengais la valentía de contar vuestra experiencia por horrible que fuera. Os recomiendo a los hijos cuyas madres no quieren recordar nada de aquello, que les inviteis a participar aquí donde seguro van a encontrar un gran desahogo. Gracias a Patricia y Tomás por crear esta página donde podemos compartir nuestros sentimientos y así aliviar nuestros malos recuerdos.

Un beso a tod@s.